Despéguela, señora.

Buena teleparceros, esta vez no me voy a disculpar ni nada porque qué pereza. Les traigo medio pollo asado si lo quieren recibir makia si no pues me retiro de sus vidas suavecito. Hoy les traigo una historia que en mi mente está como soyadita pero demás que escribo y mera historia más aburrida que un vídeo de Luisa Fernanda W.

Esto pasó hace muchos años en Bogotá, la ciudad de la changua y el habladito de empanada caliente en la boca. Yo tenía por ahí 14 años, supongo,  y estaba en esa época de callejear de 8 de la mañana a 10 de la noche con un combo de culicagados de un popular barrio capitalino ubicado en la localidad Rafael Uribe Uribe. En ese tiempo sí se parchaba bonito en el barrio, nada de esos corotos para chatear y buscar culeo con aplicaciones chimbas.

Mi combo de socios no recuerdo si ya lo mencioné en el blog, pero digamos que sus nombres eran: Juancho, Lucho, Nelson y Javier. Nelson era el mayor, él se la pasaba engomado con esta vuelta de las ciclas (bicis suena muy roscón, qué pena con ustedes), y siempre que proponía plan era para pachar en algo relacionado con ese asunto. Un día nos dijo que nos montáramos una rampas bien chimbas  y que nos enseñaba trucos bacanos con la cicla, nosotros le dijimos que breve.

Al otro día, nos encontramos bien temprano en la mañana a ver que materiales necesitábamos para hacer las dichosas rampas. Se supone que las íbamos a hacer con madera, entonces hablamos de plata y todo eso para ir a la carpintería… ah pero cuando nos tocaba hacer carteleras para el colegio no se reportaban ni a bala.  Reunimos una plata y fuimos a cotizar unas tablas, unas puntillas y todas esas güevonadas que se nos vinieron a la cabeza.

Todo el día construyendo eso, Lucho hasta llevaba un dibujo del coroto que íbamos a hacer para guiarnos, eso sin medidas y sin ni chimba. Qué esperaban de unos pelados que estudiaban en el Marco Fidel Suárez y echaban micro en el Claret, queridos hermanos. Ya eran como las 6 de la tarde y cada uno para su casa, mamados de estar todo el día en el Tunal armando esa mierda, adelantamos resto pero decidimos seguir al otro día. Necesito que se imaginen a cinco culicagados con un reguero de tablas esperando un bus para Bochica a las 6 de la tarde… pues nos recogieron como a las 9 de la noche, en severo frío, con horror hambre, cansancio; la vida del obrero es dura, muchachos.

Ese domingo terminamos la rampa y quedó hasta chimba, no les digo mentiras. Nos trasteamos esa vuelta hasta Diana Turbay, lugar donde vivía Javier, y cuadramos tutorías con Nelson para aprender truquitos parchados en la cicla. Empezamos a ir todos los días a chimbear con esa vuelta, todos los pelados del barrio re emocionados por esa rampa nos decían que los dejáramos usarla, mera sensación del bloque nosotros desde siempre. Como resultado de la bella acogida que había tenido nuestra creación, se me ocurrió una idea muy bacana que enseguida le comenté a mis socios:

—Alquilemos esa vaina y nos hacemos la plata.

A lo que uno de ellos respondió con cara de alegría:

—Perritos sí, estamos es roncando.

Empezamos a discutir la idea mientras nos tomábamos unos refrescos congelados de $100, todos parecían estar de acuerdo y cuadramos las tarifas que íbamos a manejar. La relatoría de aquella reunión expresaba más o menos lo siguiente:

  1. La tarifa básica de la hora se iba a cobrar a 7 lks.
  2. Íbamos a hacerle un descuento a la gente del Diana porque eran parceros, para ellos la hora quedaba a 5 lks.
  3. La hora con un casco incluído costaba 7 lks 500 (para la gente del Diana no se cobraba el casco).
  4. La rampa no se podía trastear hasta muy lejos, solo por el Diana, ellos tenían que subir.

Y así, firmados los acuerdos de la asociación, pusimos en marcha nuestros planes de emprendimiento. Empezó a llegar la gente a nosotros, como lo esperábamos. Los pelados llegaban a nuestras casas y reservaban la rampa, estaban todos en la propia fiebre, eso ni vendiendo bareta les digo. A veces nos reuníamos subiendo por el parque de Marruecos y hacíamos el propio meet and greet para reservar esa vuelta.

Así pasaron como 10 días, nos habíamos hecho la plata como lo teníamos en mente. Pero como todo lo del pobre se daña con cualquier maricada pasó algo muy triste para la comunidad de Rafael Uribe Uribe. Un día, unos pelados del Tunal alquilaron la rampa que ya estaba trajeadita, nosotros breve les soltamos ese visaje y todo normal. Esa gente decidió pagar el combo que venía con el casco, muy responsables y sensatos los muchachos.

Con mis socios estábamos hablando mierda mientras ellos chimbeaban por ahí con sus ciclas, cuando siento sendo tiestazo a lo lejos y el grito de un pelado re “AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAYYYYYYYYYYYYY CUANDO ESTOY PENSANDO EN TI, SE DESPIDE LA ALEGRÍA SE APROXIMA LA TRISTEZA, PENAS Y MELANCOLÍAS, EL CORAZÓN SE DILATA ME DICE QUE ES CULPA MÍA”. Mentiras, escuché mero lamento boliviano por allá, se había caído un chino marica. Todos salimos a correr a ver qué había ocurrido con aquel alma de Dios. Parceros, pues se jodió una pierna ese man, a lo bien la rodilla le quedó por allá en Providencia Alta, qué gonorrea eso se veía más paila que el vídeo porno de Luly Bossa.

El niño empezó a llorar y nosotros no sabíamos qué hacer, queríamos llamar a un adulto pero no dejábamos de pensar en el regaño que nos iban a pegar por alquilar esa mierda. Que se muera ese marica ¿no? ¿quién lo manda a ser tan güevón de pagar por una vaina hecha por pelados de 14 años? ¿para qué alquiló el casco si no le iba a proteger la pierna? ¿Por qué no se quedó en la casa lavando la loza si sabía que no servía para los rigores de la calle? Pero nada, tocó llamar al primo porque estaba que se desmayaba.

Ni nos regañaron, llevaron al peladito a un hospital y jmmm no volvimos a saber de él. En esas llegó la mamá toda angustiada a preguntarnos que qué había pasado, medio le comentamos y nos regañó, dijo que iba a embalar a nuestros viejos y tal y todos re paniqueados, todos tipo:

—Ah no madre, ahí sí me perdona pero nuestros papás no tienen la culpa de que su hijo sea tan atembado a lo bien que no sabe montar una marica cicla, cómprele rueditas y que no chimbee, qué tal.

La vieja toda azarosa nos llevó a cada uno para nuestras casas a armarle la hijueputa a nuestras mamás, antes uno le entretiene al hijo y brava. La señora habló con las mamás de todos y claro, todas re emputecidas con la vida. Faltaba yo, virgen santa yo no pedí nacer.

Llegamos al barrio y la señora me dijo “¿Dónde es su casa?” y yo re oye cálmate que no me vas a pagar el hijueputa impuesto predial. Yo qué le iba a decir dónde vivía realmente, mi mamá me mataba. Le señalé una droguería que quedaba ahí, le dije que vivíamos en el segundo piso pero que mi mamá no estaba ¿y saben qué dijo la estimada señora? “YO LA ESPERO” YO LA ESPERO NI QUÉ HIJUEPUTAS, DESPÉGUELA SEÑORA TODA AMAÑADA EN MI PEDAZO. Efectivamente doña Marina se sentó a esperar a mi mamá, quien obvio nunca iba a llegar porque esa no era mi rancha qué intensidad la gente a lo que es bien.

Como a las 8 de la noche me aburrí y le dije que ahí no era la casa, que más bien me llevara rápido a mi hogar porque mi mamá se iba a enojar que eso era secuestro, ahí montando la mía. La señora toda ofendida en vez de estar cuidando al hijo que estaba en urgencias, me llevó a mi casa. Abrió mi mamá con mera cara de recién salida de la modelo, toda emputada me gritó que dónde había estado. Habló con doña Marina, yo me puse a llorar a ver si salvaba patria o algo. Nada, perdimos socios. Mi mamá agarró el cucharón de la sopa y me pegó par tiestazos bien sentados en la cabecita, me pegó una cachetada y por eso ahora soy silvestrista.

 

Gracias por su atención mis bebés hermosos, vayan con Dios.

 

Anuncios
Estándar

10 thoughts on “Despéguela, señora.

  1. Alejandra dice:

    Ay usted siempre me hace reír con esas historias, me he leído y releído todas las historias como 73830 veces. Gracias por ser tan severa

  2. Ariana dice:

    Ay quien diría que la vieja kathe parchaba por lares tan cercanos a casa. Las historias mas chimbas, siempre me hacen reír. Gracias.

  3. Wilser dice:

    Hola sumerce.
    Yo no sé si este comentario le llegue una alerta y lo vaya a leer dps de tanto que publicó esta entrada en su blog, Pero igual es para decirle que por allá en los lados del tuister y eso de redes sociales se le extraña mucho, que ps embarrada que haya dejado eso y no saber nada de ud. Realmente se le extraña china y que feo no haberla conocido o ps tener la chance de haberla conocido mejor y parchado bien con ud. Igual un abrazo le dejo por este lado. Siempre será la mas makia de todas.

    • Qué bonito leerlo por aquí, también echo de menos perder el tiempo en esas vainas de vez en cuando. Un abrazo enorme y gracias por escribirme eso tan bello. Nos verán volver por aquí ome fausto.

  4. fer dice:

    asi como tu me fui de twitter la verdad lo unico que extrañaba era tu cuenta, yo ya paila perdi mi cuenta pero severo leerte aca pon mas historias.

    espero que todo lo que antes te afecto este pasadando, te amo en serio, voy hacer cuenta huevito solo para leerte por que ya me llego el chisme que ya volviste.

    las mejores kt

    • Lamento responder tan tarde ese comentario tan lindo. Espero que mejoren muchas cosas que me han quitado tranquilidad últimamente, para volver a leerlos y hablar mierda con ustedes. Un abrazo enorme con muchísimo amor, gracias por estar aquí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s