Je suis Daniela

Cuando cursaba no sé, como primero o segundo, mi familia pasaba por un momento económico algo complicado. Mi viejo, como ya les había contado, se había ido hace poco a comprar lo del desayuno pero yo creo que esa fila en la panadería estaba una gonorrea porque mi papá se fue y no regresó.

A esa edad uno no ve la gravedad de los problemas, uno como que solo piensa en jugar y en no salirse de la línea cuando colorea y bueno, por eso es que esa es la etapa más linda.

Ahora que uno ha crecido pues extraña esa etapa. Cuando los conflictos más grandes que uno podía tener era cuando uno le decía al compañerito que no le soplara el tajalápiz porque le quitaba el filo y el hijueputica lo hacía de mierda. O cuando a uno le robaban las onces… esa vaina en particular lo emputaba a uno, o sea, uno bien mamado de haber pasado todo el día rasgando papel crepé, esparciendo plastilina, coloreando y haciendo unas planas las hijueputas como para salir al descanso con la esperanza de recuperar energía comiendo algo y que estos miserables se le hayan terapeado la comida, no, es que no es de Dios.

En fin, luego uno crece y cuando es consciente de que en ese tiempo su mamá estaba atravesando por problemas mientras uno andaba por ahí mariqueando haciendo el número dos con plumitas y pico para que pareciera un cisne, pues uno dice “Yo sí soy una gonorrea, mi mamá sufriendo las duras y las maduras y yo ni por enterado. Me hubiese puesto a vender plastilina en el colegio, me hubiera casado con el señor de la ruta a ver si le podía sacar una platica para mi mamá, eh uno si es una gonorrea en esta vida ome”, pero nada qué hacer.

Ese año a mi me pidieron una lista de útiles escolares más larga que el túnel del Ricaurte. Imagínense el gastico que tenía mi mamá: uniformes, matrícula, útiles, maleta, la lonchera de todos los días, etc… eso multiplicado por 2 porque mi hermanito también entraba a estudiar, sin contar la comida y los gastos de la casa. Aquí una pequeña reflexión: PIENSEN EN ESO MIS AMORES CUANDO LES DE POR PICHAR POR DEPORTE Y A LO LOCO, PIENSEN EN LOS ÚTILES, EN LOS UNIFORMES, EN LA COMIDITA DE LOS NIÑOS Y EN TODAS ESAS COSITAS. Tengan hijos, claro, los que quieran, pero cuando tengan formas de mantenerlos  ¿O USTEDES CREEN QUE ANGELINA JOLIE MANTIENE A ESE MONTÓN DE CHINITOS CON EL SUBSIDIO DE FAMILIAS EN ACCIÓN? no mis amores, para nada. En fin, continuemos con la historia porque me desvié hasta Suba.

Resulta que mi mami muy makia siempre, fue y habló con la profesora para que le diera un plazo pequeñito para comprarme los útiles, porque se le había ido el dinero en las cosas de mi hermanito y pues tocaba esperar a la otra quincena, ese ciclo económico de los pobres y guasabros. La profesora dijo que bueno, pues qué más podía decir.

Llegué entonces el primer día al colegio a encontrarme nuevamente con mis amiguitos, a jugar y esas vainas lindas. Hay una tradición muy re marica que tienen las profesoras que no planearon la triplehijueputa clase y por eso la hacen, la profesora dijo:

—Mis amores, vamos a dibujar lo que hicimos en vacaciones. Bien lindo, con colores y todo.

Problema número uno: Mis amigos habían ido a la costa, a piscina, a parques y cosas así en vacaciones. Yo, por el contrario, lo más lejos que estuve de mi casa fue un par de cuadras arriba porque un día tuve que correr detrás del camión de la basura. Bueno, eso tenía solución porque pa’ eso uno de niño tiene resto de imaginación.

Problema número dos: Yo no tenía colores para dibujar mi hermosa travesía vacacional detrás del camión de la basura por las calles de Tunjuelito en Bogotá.

No sé si ustedes recuerdan esos colores Faber-Castell doble punta que venían en un cajita roja hermosa que solo tenía la gente pudiente. Bueno, esos colores era una chimba  y mi compañera Daniela tenía unos. Inocentemente me le acerqué a la niña y le dije:

—DANIEEEEELAAAAAAAAAAA SOY TU ABUELO MATERNO

Mentiras, le dije que si me hacía el favor de prestarme un par de colores. Y ella respondió con algo tan bajo, rebuscado y malparido como lo siguiente:

—No, mi mamá no me deja.

Yo insistí:

—Pero su mamá no está acá.

Y ella respondió:

—Pero ella los revisa, se da cuenta y me pega.

¿QUÉ? ARE YOU FUCKING KIDDING ME, NIGGA? A ver, yo no me imagino a la mamá de la pelada por allá en la casa diciéndole:

“Vea chinita hijueputa, donde usted le preste los colores a alguien la mato” o “Mire, este color está un poquito gastado ¿POR QUÉ HIJUEPUTAS LO GASTÓ? ¿QUIÉN DIJO QUE LOS COLORES SON PARA GASTARLOS? NO ME DIGA QUE USTED ESTÁ COLOREANDO CON LOS COLORES ¿USTED ESTÁ COLOREANDO CON LOS HIJUEPUTAS COLORES? ¿SÍ?”, sí mira, no.

Yo como “ah ok” y le dije:

—¿SE VA A LLAMAR COLORES, GONORREA OME GONORREA?

No es cierto, no le dije nada más, solo me fui a mi puesto. Pero me emputé porque uno no puede ser así. Si yo tuviera colores y ella me los hubiese pedido yo se los prestaría, tanta vaina por unos colores. Entonces me senté, no hice ni puta mierda de dibujo, le dije a la profesora que me sentía enferma y me recosté en el pupitre.

Se acabó el día y salimos de la jornada. Cuando llegué a la casa me quité el uniforme y mi mamá nos sirvió el almuerzo. Entre mi inocencia y tristeza le conté a mi mami lo que había pasado en el colegio:

—Mami, mire que hoy en el colegio nos pusieron a dibujar y como yo no tengo colores se los pedí a Daniela. Ella no me los quiso prestar entonces yo no hice nada y la proesora’ me puso una carita triste.

¿Cómo le voy a decir eso a mi mamá? bueno… mi vieja dejó de comer, agachó la cabeza y con los ojos llenos de lágrimas y la voz temblorosa me dijo:

—Apenas me paguen, yo le compro sus colores mi amor.

Claro, eso descompone a cualquiera. Si yo tuviera un hijo y supiera que ha tenido que pasar un mal momento porque no pude darle determinada cosa pues esa vaina es complicada. En ese momento yo noté que mi mami se había puesto mal pero pensé que ella se había puesto así por la misma razón que yo y no. Yo me había puesto triste porque me emputó que esa pelada haya sido tan egoísta, en cambio mi vieja estaba mal porque eso me había afectado y en ese momento ella no tenía el dinero para comprarme unos pinches colores.

En fin, yo creo que uno no necesita tener determinada edad o cierto nivel de madurez para sentirse de la mierda cuando ve a la mamá a punto de llorar. Yo pensaba que mi mamá estaba triste por culpa de esa niña y pues decidí vengarme de esa peladita.

Al día siguiente llegué al colegio normal, tuve mis primeras clases y salimos a recreo. En descanso me comí un Alpinito y lavé el tarrito. A mi me gustaba sacar de la tierra del patio los marranitos y las tijeretas, animalitos que no le simpatizaban a las niñas como Daniela.

Recogí los marranitos y tijeretas que más pude, los eché en el tarrito y los tapé con unas servilletas. Cuando entramos a clase nuevamente empecé a mirar la manera de tirarle los animalitos en el cabello a la niña pero eso era dar mucha boleta.

Yo creo que la vida también odiaba a Daniela porque justo en ese momento ella se levantó de su puesto para ir al baño. Yo dije “ahí fue”. Me paré y disimuladamente vacié el tarrito de animalitos en la cartuchera de la niña, la cerré y me senté de nuevo en mi silla.

Cuando Daniela llegó del baño se disponía a continuar con sus sumas cuando abrió la cartuchera y salieron los animalitos. La cara de esa pelada valió toda la vida, fue muy gracioso. Ella empezó a gritar y a llorar y yo pensaba:

“Sufra, piroba, sufra como sufrió nuestro señor Jesucristo cuando dio la vida por nuestros pecados”.

La profesora se acercó y todos re impactados con el suceso inesperado. La profesora decía

—Ay Dios mío, eso es como brujería.

Y bueno, todo bien hasta ahí. Hasta que la amiga de Daniela dice:

—Profe, profe, yo vi a Katherine con esos bichos en descanso.

Y la profesora me dice:

—¿Eso es verdad, Katherine? ¿Tú hiciste esto?

Y yo como:

—Ej una pregunta muy difícil.

Pero agh, al final me tocó confesar porque me amenazó con dejarme sin descanso durante un mes y paila, eso no se vale.

Todos eran Katherine esto, Katherine lo otro, pero nadie decía Jesucristo esto, Jesucristo lo otro. Eso mejor dicho, todos indignadísimos en el salón, les faltó hacer paro y salir a la calle con carteles que dijeran “Je suis Daniela”.

Me mandaron una nota en la agenda, me anotaron en el observador y esas cosas que no sirven pa’ un culo.

En la casa mi mamá me regañó pero no me pegó porque le conté la verdad y a ella le pareció lindo, como al mes me compró lo que me faltaba de la lista y agh, esa mujer es hermosa.

Eso fue todo, queridos hermanos. Cuando me consignen les cuento mejores historias. Podéis ir en paz.

Anuncios
Estándar

22 thoughts on “Je suis Daniela

  1. Leobaldo Luna dice:

    Oiga que bonito leer sus textos. Me gusta mucho leer sus tuits, y en alguna ocasión vi que publicaba un blog y pensé: “Esta pelada debe escribir horrendas huevonadas, debe ser de esas dramáticas pendejas que publican que no quiere volver a comer remoclacha porque las hace cagar rojo o que su vida es un letargo eterno porque el novio no le deja la puntica del cono. Prefiero leerme la columna de Yamhure”
    Pero hace como 2 semanas el aburrimiento me hizo llegar a ver si perfil, a encontrar de nuevo su Blog y lastimosamente a leerlo para realmente me cautivarme con su estilo tan gracioso y SuiGeneris de escribir, además de que plasmara tantas cosas en él. Jamás pensé que usted fuera un ser humano de carne y hueso que sintiera o que hubiera vivido tanta vaina, y es agradable leerlo teniendo en cuenta que uno tuvo una vida parecida, lo que hace recordar buenas cosas.

    Bien pelada, le recomiendo que siga escribiendo más seguidito, vea que ya tiene un pendejo que de vez en cuando mira a ver si volvió a publicar alguna pendejada aquí y que es feliz leyendo sus vainas.
    Perdone la lambonería.

    Bless
    Att @Buffalo138

  2. jose a torresano dice:

    que buenas buenas historias que me haces Katherine 😉 , cuando eramos niños es la época más feliz que ha sido y será nunca, me has exo sentirme casi 20 años más joven cuando iba a guarderia con las monjas y tenía mejor vida social que ahora, bueno desde España un saludo.

  3. otroparamicoleccion dice:

    Yo era de la que le robaba las onces con mis amigas a las que tenían plata y hacían bullying, eso si, sólo las onces buenas. Nada de jugo de guayaba ni frutas jajajajaj

  4. Lauris0512 dice:

    Por favor VUELVA MI PARCE ❤ ME HACE FALTAAAAAAAAA, Twitter no es lo mismo sin usted *Parece enamorada de Kathe* Me Encanta lo que escribe me hace reír tanto, Y Gracias por compartir sus historias, Es admirable por todo lo que ha pasado, MUCHO LOVE KATHE<3 Que vuelva<3,

  5. Alejandra dice:

    Te extraño mucho en Twitter y le mando mucha energía positiva, es necesario tiempo para ti, nos diviertes mucho y creo que lo mejor que podemos hacer como tus seguidores es apoyar tu tiempo a solas, mucha fuerza que la vida lo pone a comer mierda a uno pero después le da momentos makia, así que más que un gracias es una seguidora que le da su apoyo, un abrazo.

  6. Andrés Sanabria dice:

    Me gustan mucho tus historias, desearía que fueran más continuas. Ese anonimato me puede. Felicidades, nuevo admirador.

  7. Kathe, que Bien,encontré el.blogger. … y leí nuevas historias muerta de risa con mi hermano , pues pensé que mi mamá también me decía India asquerosa y que yo también cuide a mi hermano, cocine y se.me.quemo y no.recogía la.ropa a tiempo. .. cosas así. No sabía q vivias fuera del país. .. bien por ti. Eso.espero. y no se si te acuerdes un día me invitaste a empanada jajajajajajaja ….. continúa escribiendo .

  8. Paola dice:

    Gasté un buen tiempo de mi trabajo leyendo su blog. Usted es muy makia, ¿sabe por qué? me hizo llorar y reír con varios de sus escritos, es realmente lindo recordar mi infancia y mi vida con sus historias. Sólo me resta agradecerle por eso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s