Chile es Chile y lo demás es loma, conchesumare.

Hace casi dos años, cumplí mi mayoría de edad así que hice lo que cualquier joven de 18 años que no tiene ni un puto peso hace, me fui de mochilera a conocer el continente.

Obviamente antes de irme tuve que trabajar para conseguir algo de plata para irme a comer mierda a otros países. Yo ya llevaba 2 años viviendo sola porque abandoné el nido a la tierna edad de 16 años… así es, ha sido la decisión más ridícula que he tomado en mi vida, pero bueno.

Y me fui a explorar el continente con un par de amigos y una amiga, sólo conocí dos países, cabe decir, pero algo es algo. En fin, llegó la hora de irnos y de dejar la bella vida de estudiantes pobretones hijueputas que llevábamos aquí para irnos a donde nadie nos estaba llamando, como diría mi querida mamá.

Primero fuimos a Perú porque decían que allá una se sentía bonita y sí. Mentiras, fue una experiencia muy linda, qué gente tan amable y qué cultura tan bella. Cuando nos aburrimos de estar en un sólo lugar, decidimos irnos para Chile, po’ cabro, weon, conchesumare,  jkashdjksahdkjahsd la wea fome jkashdjkasdhkjasd.

Y bueno, Chile es Chile y lo demás es loma, conchesumare. Por favor no deje de leer, yo no soy así, SUÉLTENME, MALDITA SEA.

En fin, llegamos a Santiago de Chile, más perdidos que mi papá, sin un peso, cansados, con hambre y arrepentidos de no haber metido nuestros ahorros a DMG. Pero bueno, nada podíamos hacer.

Llegamos a Pirque como a las 2:00 pm y empezamos a buscar dónde quedarnos.

 

RETO NÚMERO UNO: Tratar de entender a un chileno.

 

Le preguntamos a una señora que estaba por ahí y nos dijo algo como:

—jkahsdasdkhasdlkahsdlkasd po’ kjashdjksdjkasdjkas

Nosotros no entendimos ni mierda, así que hicimos lo que cualquier persona haría en nuestro lugar, nos reímos rogándole al cielo que no hubiera sido una pregunta y nos fuimos.

Ya cansados nos fuimos para un parque que se llama Violeta Parra a pegarlo, obvio lo pegaron todos menos yo porque yo era un ser de luz. Pero ya estábamos preocupados y seguimos buscando dónde quedarnos.

Dimos con un muchacho quien nos dio una dirección ahí y nos dijo que fuéramos allá que en esa casa vivía un pelado que nos dejaba quedar y no nos cobraba nada. Que preguntáramos por Maximiliano o “Maxi” como lo llamaban. Y nos fuimos.

Llegamos a la casa del pelado y déjenme decirles que el tal Maxi aguantaba invitada a comer empanada, agarrada de mano en centro comercial, presentada a la familia. Yo hasta le pagaba el pasaje completo en bus… mucho pelado tan querido, mano.

En fin, el pelado nos abrió la puerta y nos saludó de una forma muy amable. Estaba escuchando “Qué buscas” de Movimiento Original, estaba fumando y aparentemente acaba de despertarse. No sé por qué me acuerdo de eso si ni siquiera me acuerdo del clima, esa hijueputa memoria selectiva me tiene la vida vuelta mierda. Y efectivamente Maximiliano nos dijo que entráramos que ahí había una cama y un par de colchones, que no había problema.

Ese man era más relajado que el carajo y comenzó a gustarme como a los cinco días, así a lo pereirana style. Él nos dio trabajo en un negocio de camisetas que tenía mientras nos quedábamos ahí.

Un día cualquiera el man me dijo algo que cambió todo.

—Ven, Kathe, yo quería decirte algo… pues la wea que me gustas, ya lo dije po’ cabro.

El hecho es que, como diría Jaime Sabines en «Espero curarme de ti», “Qué hijueputa pelagato pa’ tramarme”.

Duré dos meses viviendo con él y con mis amigos, tiempo que bastó para saber que quería mucho a ese pelado. Pero como lo bueno dura poco, como el Chocoramo, las empanadas, el guaro, la chicha y las vacaciones… era hora de volver a Colombia.

El día que nos despedimos lloramos a lo Michael Stiven. Eso fue más duro que pan de refrigerio de colegio Distrital, qué vaina tan horrible. Duré como 4 meses más triste que Santiago Cruz y Juan Fernando Velasco fusionados… no sé si quedó claro la tristeza tan hijueputa que tenía.

Aún nos hablamos, ese pelado es muy makia.

 

Eso era todo ¿No se rieron? pues yo tampoco porque esto no es de risa, insensibles hijueputas.

 

 

 

Yepes los ama.

Anuncios
Estándar

2 thoughts on “Chile es Chile y lo demás es loma, conchesumare.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s